Mié. Nov 30th, 2022
Compartenos

Biden inyecta el aborto en las elecciones legislativas de noviembre.

El cartel que cubre la pared detrás del escenario del teatro de la Universidad de Howard, en Washington, ya deja bien claro el tema del discurso de Joe Biden,  ‘Restablecer Roe’. Y se refiere a ‘Roe v. Wade’, la sentencia del Tribunal Supremo que impuso el aborto como un derecho en todo Estados Unidos en 1973, y fue derogado  por el mismo Tribunal Supremo en junio pasado.

Desde ese momento, 12 de los 50 estados de EEUU han prohibido el aborto. De ellos, 8 lo han prohibido en todo tipo de circunstancias, salvo que la vida de la madre esté en peligro. Incluso en esos casos, la ambigüedad de la nueva regulación ha creado situaciones confusas, y en algunos situaciones mujeres a las que los médicos aconsejaban abortar por razones de salud han tenido que ir a otros estados  porque en los que residían los facultativos no recibían autorización para hacerlo.

Las elecciones que se celebran luego de tres semanas giran en buena medida en torno al aborto. Y Biden y el Partido Demócrata han decidido aprovecharlo. Así que el presidente ha anunciado este martes su intención de que el Congreso de Estados Unidos apruebe una ley que legalice esa práctica en todo el país.

El anuncio de Biden,  tiene lógica para conseguir votos. Desde que se derogó ‘Roe’, los demócratas han obtenido mejores resultados  en elecciones especiales. Eso se debe no solo a la movilización del voto femenino, sino también, al aumento del respaldo entre los hombres, sobre todo los padres de familia con hijas adolescentes. El tema del aborto, se ha convertido en una oportunidad a favor de los demócratas en un año en el que la tienen difícil preservar su mínima mayoría en el Congreso, y lo están  aprovechando.

El mayor representante del ala izquierda del Partido Demócrata, el senador y ex candidato a la presidencia Bernie Sanders, se ha quejado de que sus compañeros de bancada se están centrando más en el aborto que en cuestiones económicas. Es una posición previsible por parte de Sanders, que tiende a criticar a su partido más que los republicanos.

Por Mel

Deja una respuesta