Mié. Nov 30th, 2022
Compartenos

El Supremo británico dictamina que Escocia no puede convocar un referéndum unilateral.

El Tribunal Supremo de Reino Unido ha dictaminado este miércoles que el Parlamento autónomo de Escocia no tiene competencias para convocar un referéndum de independencia sin el consentimiento del Gobierno de Londres, «cuando se trata de asuntos reservados al Parlamento británico, como la Unión entre Escocia e Inglaterra». Así lo ha indicado el magistrado Robert Reed, al exponer el veredicto alcanzado por los cinco jueces que en octubre escucharon los argumentos de Edimburgo y Londres, puntualizando que se trata de «un dictamen unánime, al que se ha dado prioridad».

En 2014, se celebró un histórico referéndum pactado con Londres donde el 55% de los escoceses determinó que quería seguir siendo parte del Reino Unido. Se acordó entonces que sería «único en una generación». Pero los secesionistas consideran que el Brexit ha cambiado por completo las reglas del juego, ya que la permanencia en la UE fue una de las claves para que el electorado votara entonces por la uniòn.

El juez ha recalcado que el veredicto «redunda en el interés público», y que «no se trata de una decisión política» sobre la independencia. En su exposición, Reed ha considerado que el efecto de un referéndum, aunque no tuviese como repercusión directa la independencia, «no está restringido a sus consecuencias legales, sino que puede incluir sus consecuencias prácticas». «Esta Corte concluye de manera unánime que el propuesto proyecto de ley está relacionado con los asuntos reservados», y que, según esto, el Parlamento escocés «no tiene potestad para legislar sobre un referéndum de independencia de Escocia».

«Consecuencias políticas importantes».

El Supremo entiende que la consulta que el Gobierno nacionalista de Nicola Sturgeon quiere celebrar el 19 de octubre de 2023 «tendría consecuencias políticas importantes», y, por lo tanto, «reforzaría o debilitaría la fortaleza democrática de la Unión, y apoyaría o socavaría las credenciales democráticas» de la causa independentista.

Al detallar la posición del Supremo, el juez ha recordado que el gobernante Partido Nacionalista Escocés (SNP) había aludido al derecho de autodeterminación y a la legislación internacional, para defender su caso. En este sentido, ha rechazado los argumentos presentados por el SNP, al entender que ese derecho solo puede ser invocado en excolonias o por pueblos que son oprimidos por la ocupación de una fuerza extranjera.

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, había avanzado antes del fallo que tenía intención de celebrar un plebiscito de independencia el 19 de octubre de 2023. Entre sus argumentos, Sturgeon sostiene que el Brexit ha cambiado las condiciones en las que los escoceses decidieron seguir formando parte de Reino Unido, por lo que defiende una nueva consulta, mientras que el Gobierno de Londres cree que la cuestión quedó zanjada al menos durante «una generación».

Tras conocerse el fallo, Sturgeon ha asegurado que «respeta» la decisión del Tribunal Supremo británico de declarar ilegal un referéndum de independencia consultivo sin acordarlo antes con el Gobierno central, aunque confirmó que continuará su pelea por celebrarlo.

Por Mel

Deja una respuesta