Mié. Nov 30th, 2022
Compartenos

La concesión de hipotecas sufre la mayor caída desde 2008 y el Banco de España anuncia que bajará aún más.

La difícil situación económica ha llevado a los bancos a empezar a cerrar el grifo de créditos, sobre todo en el segmento de hipotecas,  produciendo en el tercer trimestre la mayor caída registrada desde el año 2008 después de seis trimestres consecutivos -año y medio- de aumento de las concesiones.

La Encuesta sobre Préstamos Bancarios, publicada este martes por el Banco de España, detecta que entre junio y septiembre, «los criterios de concesión de préstamos y las condiciones generales aplicadas a los nuevos préstamos se habrían vuelto a endurecer de forma generalizada en el tercer trimestre de 2022» con un «retroceso de la oferta de mayor intensidad en el segmento de financiación a los hogares para adquisición de vivienda, que registró la caída más pronunciada desde 2008″.

Este abrupto descenso en la concesión de hipotecas se debe, por un lado, a que las entidades han detectado más riesgos por el empeoramiento de las perspectivas macroeconómicas, y, en menor medida, a que los clientes habrían pedido menos préstamos para comprar vivienda ante la subida de los tipos de interés y el encarecimiento de la financiación. Influyeron también «el empeoramiento en la solvencia de los prestatarios, una menor tolerancia al riesgo por parte de las entidades financieras, los mayores costes de financiación soportados por los bancos y una menor disponibilidad de fondos», creciendo el porcentaje de créditos rechazados.

En el caso de las hipotecas, el supervisor identifica que la subida de tipos sólo se ha trasladado parcialmente a los costes, entre otras cosas por la elevada competencia entre entidades. A la caída en la concesión de crédito -que también afectó al segmento de préstamos a las empresas y créditos al consumo-  se sumará un nuevo descenso en el cuarto (octubre, noviembre y diciembre), aunque será paralela a un mayor hundimiento de la demanda.

El Gobierno no sabe todavía cómo traspasar al País Vasco los impuestos a la banca y las eléctricas. «Para el último trimestre de este año, las entidades financieras de las dos áreas [empresas y particulares] esperan que se produzca, de nuevo, una contracción generalizada de la oferta y de la demanda de crédito, en un contexto de deterioro de las perspectivas macroeconómicas y en el que se espera que continúe el proceso de normalización de la política monetaria», señalan.

Por Mel

Deja una respuesta