Mié. Nov 30th, 2022
Compartenos

La inflación en el Reino Unido se dispara a su peor nivel en 42 años.

El índice de precios al consumidor creció en el Reino Unido del 9,9% en agosto al 10,1% en septiembre, de acuerdo con los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, en sus siglas en inglés). El nuevo remonte de la tasa de inflación vino dictado fundamentalmente por el encarecimiento de los alimentos en el último mes, el mayor registrado en décadas.

Las cifras agravan las dificultades de la primera ministra  Liz Truss, que se tambalea al frente del Ejecutivo conservador desde la destitución el viernes pasado del anterior ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, su sustitución por el moderado europeísta Jeremy Hunt y la renuncia a su plan económico liberal de bajos impuestos a fin de fomentar el crecimiento económico.

La primera ministra  se defendió este miércoles en la interpelación parlamentaria y desmintió a su nuevo ministro de finanzas,  al indicar que las pensiones jubilatorias del estado van a aumentar en línea con la inflación según la garantía de «triple lock», algo que Hunt dijo que no podía comprometerse a hacer.

«El gobierno va a priorizar la ayuda a los más vulnerables al mismo tiempo que aportamos más estabilidad económica y crecimiento a largo plazo que ayudará a todos», declaró el recién estrenado ministro de Economía. Alimentación y bebidas no alcohólicas empujaron la tendencia alcista de la cesta de la compra, con un repunte de los precios del 14,5%, frente al 13,1% en agosto.

La tasa inflacionista de septiembre marca el patrón de la subida anual de pensiones, subsidios públicos y alquileres de viviendas, entre otros ingresos y gastos básicos, que ha de aplicarse en el siguiente año fiscal, a partir de abril en Reino Unido. Truss garantizó este miércoles, la promesa electoral en protección de la revalorización estable de las pensiones, pero evitó pronunciarse respecto al incremento de las ayudas estatales en línea con la inflación.

La libra esterlina retrocedió frente al dólar al publicarse los datos de inflación, aunque evitó el derrumbe en la paridad sufrido en reacción al plan fiscal de Kwarteng. Los analistas consideran que la tasa aún no ha tocado techo y se proyectan nuevas subidas en los próximos meses. El Banco de Inglaterra, que gestiona la política monetaria con independencia del gobierno, revisará los tipos de interés el 3 de noviembre, cuando se espera un incremento del valor base actual del 2,25%.

Por Mel

Deja una respuesta