Mié. Nov 30th, 2022
Compartenos

Las emisiones anuales de CO2 de los ricos son 1 millón de veces mayores.

Según un informe de la organización internacional de ayuda humanitaria Oxfam, los 125 multimillonarios del mundo producen alrededor de 393 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono cada año, 1 millón de veces más que una persona promedio.

«CNBC» informó que la investigación muestra que el 10% más rico de la población mundial, el multimillonario promedio, emite 3 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, de las cuales el 50-70% de las emisiones provienen de sus inversiones, mientras que alrededor del 14% de los multimillonarios tienen inversiones en energías no renovables e industrias altamente contaminantes como la del cemento, y el 90% restante de la población mundial emite un promedio de unas 2,76 toneladas métricas de dióxido de carbono por persona al año.

Según el estándar de Oxfam, aquellos con un ingreso anual de US$38.000  pertenecen al 10% más rico del mundo, mientras que aquellos con un ingreso anual de US$109.000  pueden clasificarse como el 1% superior en el mundo de los ricos. El líder de cambio climático de Oxfam, Nafkote Dabi, dijo que el estilo de vida de los multimillonarios, como viajar en aviones y barcos privados, ya es responsable de causar miles de veces más emisiones que la persona promedio. Pero, al analizar las emisiones provocadas por las inversiones de estas personas, la desproporción alcanza los millones.

“Estos pocos multimillonarios juntos tienen ‘emisiones de inversión’ que son equivalentes a las huellas de carbono de países enteros como Francia, Egipto o Argentina”, dijo Nafkote Dabi, líder de cambio climático de Oxfam. “La mayor y creciente responsabilidad de las personas ricas por las emisiones generales rara vez se discute o considera en la formulación de políticas climáticas. Eso tiene que cambiar. Estos inversionistas multimillonarios en la cima de la pirámide corporativa tienen una gran responsabilidad por impulsar el colapso climático. Escaparon de la responsabilidad durante mucho tiempo”, dijo Dabi.

Oxfam ha estimado que un impuesto sobre el patrimonio para los superricos del mundo podría recaudar 1,4 billones de dólares al año, recursos vitales que podrían ayudar a los países en desarrollo, los más afectados por la crisis climática, a adaptarse, hacer frente a las pérdidas y los daños y lograr una transición justa a las energías renovables energía. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los costos de adaptación para los países en desarrollo podrían aumentar hasta los 300 000 millones de USD al año para 2030. Solo África requerirá 600 000 millones de USD entre 2020 y 2030. Oxfam también pide tasas impositivas mucho más altas para las inversiones en industrias contaminantes para disuadir tales inversiones.

Por Mel

Deja una respuesta